El quiebre de un matrimonio o de la relación de pareja compromete, en mayor o menor medida, a todos los miembros de la familia y sus efectos son fuentes de intensas reacciones emocionales negativas para los hijos, sobre todo si la separación ocurre en medio de una gran disputa entre los padres. “Siendo la variable más importante que contribuirá en la forma en que los niños se adapten a la separación de sus padres es el grado de conflicto que…